13 diciembre 2017

Nominaciones a los Premios Goya 2018: sorpresas y ausencias

Tan cuestionables como siempre, los Goya han vuelto a sorprender para mal con sus candidaturas, si bien los desaciertos son relativamente menores a los de los últimos años. Revisemos la relación de nominados.

Handia, de Jon Garaño y Aitor Arregi:
13 nominaciones
MEJOR PELÍCULA

● El autor
● Handia
● La librería
● Verano 1993
● Verónica

Aunque cuestionable, la terna principal de los Goya ha albergado cine en español, catalán, vasco e inglés, así como dos obras dirigidas por mujeres y hasta un entretenimiento de terror. Viva la diversidad. Las elegidas son: la ingeniosa El autor, inteligente reflexión sobre el proceso creativo; la grandilocuente Handia, poético drama basado en la historia de un gigante del siglo XIX; la apacible La librería, cuidada adaptación de la novela de Penelope Fitzgerald; la naturalista Verano 1993, nostálgica mirada a la infancia, y la terrorífica Verónica, sobrenatural (pero basado en hechos reales) retrato de las consecuencias de la ouija. Además del cine más arriesgado (rara vez presente en estos galardones), se echa en falta una pareja de corte opuesto: la minimalista No sé decir adiós y la explosiva La llamada, que quizá deberían haberse impuesto a Handia y Verónica. Afortunadamente, nos hemos librado de Abracadabra.

10 diciembre 2017

Premios de Cine Europeo 2017: triunfa la comedia negra

The Square, de Ruben Östlund
The Square ofrece una serie de sketches acerca de los
absurdos del mundo del arte... o el mundo a secas
Que The Square triunfaría en los 30º Premios de Cine Europeo se veía venir. A fin de cuentas, la cinta sueca contaba ya con la prestigiosa Palma de Oro de Cannes y la competencia, aunque estimable, era escasa. No se esperaba empero que tan incómodo trabajo vencería en todas las categorías a las que optaba, sumando así al ya obtenido galardón a mejor diseño de producción (entregado a Josefin Åsberg hace unas semanas junto al resto de laureles técnicos) los relativos a mejor película, director (para Ruben Östlund, quien ya optó al mismo con la superior Fuerza mayor en 2014), guion, comedia y actor (Claes Bang). Seis entorchados llevan a la película a emular el triunfo de la maravillosa El escritor (Roman Polanski, 2010), compartiendo con esta el récord de estos premios.

30 noviembre 2017

'La librería' de Coixet: el refugio de la literatura como canto feminista

Corre 1959 y Florence Green, viuda tras un matrimonio sí, para sorpresa de varios personajes— feliz, decide hacer realidad uno de sus mayores sueños: abandonar Londres y abrir una pequeña librería en un pueblo costero. Aparentemente, esta acción no debería tener mayores consecuencias, pero las altas esferas de la zona no están conformes, ya que su idea era tornar el mismo establecimiento en un centro cultural. Así es la sencilla trama de La librería (1978), la hermosa novela de Penelope Fitzgerald que acaba de llevar al cine nuestra Isabel Coixet, quien, tal y como ya hizo con Aprendiendo a conducir (2014), rehúye así el fatuo estilo al que se la suele asociar. Atención porque, tras el sutil envoltorio, se halla un interesante comentario social: ¿qué molesta más al pueblo, la librería en sí o el hecho de que una mujer haya decidido tomar las riendas de su vida?

La librería (The Bookshop, 2017)
La bella relación entre los personajes de Kneafsey
y Mortimer es clave de la feminista La librería
La librería (The Bookshop, 2017) es una coproducción británico-germano-española, con lo que podría y debería colarse en los Goya, pero su esencia es puramente “British”, contrastando las conversaciones engominadas de la alta sociedad con el apacible candor de la existencia campestre: se respira Inglaterra, a lo que contribuye la esencia de Emily Mortimer, quien, tanto en estilo como en acento, conforma una protagonista muy especial, lleno de brío pero también de luz. Su Florence es toda una heroína feminista que, contra viento y marea, lucha por sus ilusiones mientras escucha necedades varias de abogados, banqueros y demás, todas ellas escritas brillantemente por Coixet, cuya adaptación no podría ser más refinada, contribuyendo además la envolvente voz en off a mantener el necesario espíritu literario de una cinta cuya alma gira en torno al poder de los libros: cómo sus páginas pueden enternecer el corazón más cínico (¡qué maravilloso es el personaje de Bill Nighy, quien arranca las solapas de sus amados libros para olvidar que estos nacen de la imaginación de la decepcionante especie humana) y cómo nadie puede sentirse nunca solo en una librería, envuelto como está en miles de historias ávidas de ser contadas y escuchadas. Junto a Mortimer y Nighy, ambos magníficos, hallamos a una divertidamente malvada Patricia Clarkson (flamante protagonista de Aprendiendo a conducir) y a una encantadora Honor Kneafsey con deliciosos aires de “repipi Hermione Granger” que, pese constituir el único infante del reparto, es también uno de los más cuerdos y juiciosos. Ella se torna en la hija que la protagonista nunca tuvo (ni necesita tener, por mucho que la conservadora sociedad insista en lo contrario).

15 noviembre 2017

¿Es ‘Okja’ animalista? ¿Promueve el vegetarianismo y el veganismo?

La polémica sobre si la última película del aclamado realizador surcoreano Bong Joon-ho —artífice de las magníficas Memories of Murder (2003) y The Host (2006)— merecía acceder al palmarés de Cannes pese a que ser una producción de Netflix la apartase de las salas comerciales desvió la atención acerca de su incómodo —y tristemente olvidado por el séptimo arte— tema principal, que no es otro que la explotación animal. Así, Okja (2017) aborda, desde una perspectiva fantástico-dramática, la relación entre una inocente niña y un gigantesco cerdo creado artificialmente con el propósito de la explotación cárnica. El debate animalista está servido, si bien la cinta no se posiciona del todo. Veamos sus pros y sus contras desde esta perspectiva.

Seo-Hyun Ahn comparte pantalla con la digital Okja
Aun siendo monstruosa, Okja es una criatura entrañable con la que el espectador se identifica con rapidez, lo que acrecienta el deseo de salvarla y el miedo a perderla. Esta empatía generada hacia lo que no deja de ser un cerdo gigante es idónea como reivindicación del veganismo (o el vegetarianismo), pero también peligrosa: ¿acaso merece Okja más respeto que los innumerables animales torturados a diario por la industria cárnica? Al tratarse de una criatura fantástica (y, claro, digital), de alguna forma Okja está a la altura de Dumbo y Bambi: personajes entrañables por los que lo daríamos todo sin llegar a pensar en todos los elefantes maltratados por los circos y todos los ciervos cazados en nuestro propio mundo. Empero, a diferencia de las películas Disney evocadas, en Okja sí hay una voluntad clara de denuncia, lo que prueba el alto número de personas decididas a abrazar una dieta más vegetal tras su visionado (como siempre, la cantidad varía según la fuente, pero lo cierto es que hasta la jovencísima actriz principal, Seo-Hyun Ahn, se lo planteó).

08 octubre 2017

San Sebastián 2017: mejores y peores películas

Como siempre, el Festival de San Sebastián ha supuesto el gran evento cinematográfico de España, diez días de cinefilia constante para disfrutar del séptimo arte en todas sus formas: viéndolo, sintiéndolo, comentándolo y escuchando a sus protagonistas. Os dejo con los 51 títulos que he podido ver en su 65ª edición, todo un récord, ordenados del peor al mejor (desde mi punto de vista, por supuesto). (Para impacientes, en las imágenes de los márgenes tenéis el Top 15.)

51. La villa (Robert Guediguian, Francia, Perlas). Ariane Ascaride,  Jean-Pierre Darroussin,  Gérard Meylan,  Jacques Boudet, Anaïs Demoustier y Robinson Stévenin comparten un invierno en una apacible cala cerca de Marsella donde estalla todo tipo de conflictos emocionales. El planteamiento augura un filme agradable, pero el guion, las interpretaciones y la puesta en escena parecen competir por ser el elemento más artificial, desembocando en irritación constante.

La llamada, de Javier Ambrossi y Javier Calvo
# 15 La llamada, de Javier Ambrossi y Javier Calvo
50. Las hijas de abril (Michel Franco, México, Horizontes Latinos). Emma Suárez ofrece una interpretación forzada e insufrible en este drama inexplicablemente receptor del Premio del Jurado de la sección Un Certain Regard de Cannes. La relación entre una adolescente embarazada, su novio y su estrambótica madre da lugar a innumerables giros imposibles donde se impone la vergüenza ajena. Horrible de principio a fin.

49. Beyond Words (Urszula Antoniak, países Bajos, Sección Oficial). Pretencioso y hueco, este drama sobre un joven berlinés que queda conmocionado cuando un polaco desastrado se presenta como su padre es insoportable pese a su escasa duración. Sólo se salva, aunque sin sorprender, la bella fotografía en blanco y negro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...